Obama en cifras

El balance de gobierno del presidente estadounidense saliente bien podría resumirse en un conjunto de datos empíricos acerca de lo que ha supuesto su mandato. Éste es Obama reducido a cifras.


Resultado de imagen de obama
       La "normalidad" democrática de los Estados Unidos se escenifica esta semana con la toma de posesión del nuevo presidente salido de las urnas el pasado noviembre, el señor Donald Trump. Demasiado es lo que se ha hablado acerca del próximo inquilino de la Casa Blanca, de su retórica grosera, racista, machista y xenófoba, además de su ideario marcadamente ultra conservador. Tanto es así que medio mundo anda especialmente preocupado de lo que pueda hacer este sujeto una vez acomodado en el poder, que tampoco está demasiado claro. De esta manera los medios no paran de confrontar la imagen del presidente entrante con la del saliente, el señor Barack Obama. Una de las dos imágenes se nos suele presentar como positiva y otra más bien como negativa, creo que no hace falta decir quién es quién. Así tenemos al presidente "bueno" (que simboliza las ideas progresistas, el hecho de ser el primer afroamericano en ocupar la presidencia, elegante, educado y dialogante) enfrentado al presidente "malo" (que presumiblemente representa todo lo contrario). No se trata desde luego de elogiar a Trump, especialmente porque todavía no se ha puesto manos a la obra y no se puede hacer ninguna clase de balance acerca de su gobierno. Sin embargo eso sí lo podemos hacer con Obama después de ocho largos años como líder de la gran superpotencia mundial. Aquí se muestra en cifras lo que ha supuesto su mandato.

La telebasura como norma

Vivimos tiempos en los que parece que todo programa televisivo ha de seguir un formato más propio de la telebasura. Ya no importa la calidad de la información, sino más bien el sensacionalismo, los grandes efectos de impacto y reincidir en polémicas absurdas para desviar la atención de los problemas importantes.


Resultado de imagen de inda      Todo comenzó hace ya unos cuantos años con esos programas denominados "del Corazón" o de la "actualidad rosa". A saber, esos espacios dedicados al cotilleo en torno a personajes calificados como "famosos" (artistas de toda índole, toreros, deportistas y "gente bien" con mucho dinero, pero sin una ocupación definida reconocible). La información banal y completamente superficial en relación a sus amoríos, casamientos, divorcios, infidelidades y demás aspectos de su vida privada, convertida en algo de interés público así como en fuente de ingresos, se plasmaba en eso que llamaban exclusivas, noticias de impacto que se convertían en la comidilla de este tipo de programas durante días (hasta que otra noticia similar y más reciente las sustituía). La naturaleza y contenidos de esta clase de espacios se presta a convertirlos fácilmente en telebasura, terreno abonado para tertulias en las que se interviene a grito pelado, se insulta y se falta al respeto a otros asistentes y se airean toda clase de trapos sucios. Se puede decir que el término "telebasura" nació con estos programas y otros relacionados que hurgaban en las cloacas del mundillo del famoseo y la farándula. La gente que los veía sabía qué esperar, por supuesto nada de contenidos de calidad ni información de interés. Si deseabas otro tipo de programación sencillamente cambiabas de cadena.

Alepo y las grandes mentiras de Occidente

Desinformación, manipulación y propaganda descarada han sido una constante en referencia a lo sucedido en Siria a lo largo de los últimos seis años. No mejor ejemplo de esto que Alepo, donde las grandes mentiras de Occidente han quedado al descubierto.


Resultado de imagen de alepo
Una imagen de la devastación sufrida en la ciudad
de Alepo.
       Toda guerra tiene múltiples frentes de batalla que no siempre han de encontrarse en primera línea de fuego. Todo y que muchas veces no le prestamos toda la atención que merece, el frente de la información y la propaganda, usado por los distintos contendientes para condicionar la opinión pública para así justificar los actos propios y condenar los del oponente, es uno de los más importantes. Serán muchos los que jamás vean la guerra con sus propios ojos, pero se formarán una opinión de lo que allí sucede a través de lo que le muestran los medios. De esta manera, llegada la hora de realizar determinadas acciones, la ciudadanía las aceptará por considerarlas, a pesar de todo, justas y necesarias. Ya lo vimos durante la invasión de Irak hace ya más de diez años, cuando se justificó lo injustificable so pretexto de intervenir para conjurar la amenaza de unas supuestas armas de destrucción masiva que jamás existieron. Con la guerra en Siria ha pasado exactamente lo mismo, hasta tal punto es así que ya resulta casi imposible discernir lo que es contra información y pura propaganda de lo que está sucediendo realmente. Se trata de un conflicto a escala regional pero de alcance global, con los grandes poderes geoestratégicos (Estados Unidos y sus satélites por un lado, Rusia y China más otros aliados como Irán por el otro) poniendo toda la carne en el asador para inclinar la balanza a su favor. La prologadísima y extremadamente sangrienta lucha por Alepo, así llamada por eso el Stalingrado sirio, ha resultado ser el máximo exponente de esta campaña de confusión y manipulación permanentes. En ella Occidente ha puesto en evidencia una vez más su hipocresía y sus miserias.

La fascinante historia del hombre que le paró los pies al desierto

Yacouba Sawadogo es un humilde campesino de la región del Sahel que logró una hazaña asombrosa. Rescatando una antigua técnica, y con grandes dosis de tenacidad e ingenio, logró recuperar más de tres millones de hectáreas de las garras del desierto y convertirlas en terrenos fértiles y boscosos.


La increíble historia de Yacouba Sawadogo, el hombre que detuvo el avance del desierto
En la foto Yacouba Sawadogo.
      En la década de los años 70 del pasado siglo el Sahel, un cinturón árido que se encuentra justo al sur del desierto del Sahara, se enfrentaba a una crisis sin precedentes. La desertización avanzaba imparable y las arenas devoraban todo lo que encontraban a su paso, bosques, campos de cultivo y aldeas. Detener la invasión del desierto parecía una tarea imposible ¿Qué podían los hombres, sin lugar a dudas en parte responsables del proceso, frente al todopoderoso Sahara? Pero había un humilde campesino de las regiones más amenazadas de Burkina Faso que pensaba diferente, que creía posible frenar el avance del desierto. Muchos lo tomaron por un loco o incluso por un pobre idiota que no tenía la menor idea de lo que se hacía, pero Yacouba Sawadogo les demostraría que estaban equivocados, que los necios eran en realidad otros ¿Cómo lo logró?

La Historia prohibida de España. Sexta entrega: Franco, el caudillo corrupto

La Historia de España está repleta de episodios oscuros de los que apenas sí hemos oído hablar. En esta serie de artículos trataremos de mostrar algunos de entre los muchos que tuvieron lugar a lo largo del último siglo.


En la imagen una fotografía del dictador retratándose junto a
toda su familia.
     ¿Qué podemos decir a día de hoy acerca del general y dictador Francisco Franco Bahamonde? Es tanto lo que se ha escrito y dicho acerca de él, tantos los libros, los ensayos, artículos periodísticos, novelas, documentales e incluso películas que giran en torno a su figura, que ya está todo prácticamente dicho. La sombra de su régimen se sigue proyectando sobre nosotros, por mucho que desde ciertas plataformas se pretenda con denodada insistencia hacernos creer lo contrario. La iconografía franquista pervive todavía en no pocos lugares e incluso en ciertas manifestaciones culturales, su huella es profunda. Esto último es especialmente cierto cuando hablamos de los mitos que siguen envolviendo a la figura de Franco y que, a fuerza de tantos años de propaganda, el imaginario colectivo considera como verdades casi incuestionables. Fue un militar brillante, el general más joven de Europa en su momento, cuya genialidad estratégica ayudo a decantar la contienda del bando "nacional". España no entró en la Segunda Guerra Mundial porque Franco no quiso y su intuición al respecto nos salvó del desastre. A pesar de su gobierno marcadamente autoritario se preocupaba realmente por el bienestar de todos los españoles y por ello acometió decididamente las reformas que modernizaron el país. Era un hombre austero y trabajador que predicaba con el ejemplo. Y así un largo etcétera.

¿Fallo en Matrix?

Ganó Donald Trump, ganó la opción que nos dijeron que no debía ganar y ahora todo es incertidumbre y preocupación. Pero, ¿qué significa en realidad esto? Puede que estemos ante la primera señal de un fallo general en el sistema creado por las élites ¿Asistimos a un "fallo en Matrix"?


Donald Trump es el candidato lider del partido republicano.       Nuevamente, tal y como sucedió hace unos meses con el Brexit británico, se le dio la opción de elegir a la gente y va y ha terminado sucediendo precisamente lo que el establishment (y también muchísimos otros, por qué no decirlo) no quería que sucediera. En las elecciones presidenciales estadounidenses ha salido vencedor, no en margen de votos pero sí en el de electores, el señor Trump. Ese multimillonario machista, racista, homófobo, grosero, un fascista "de cara sonriente" sin experiencia política, con un proyecto muy controvertido y que ha hecho del insulto y los golpes bajos casi la única forma de hacer campaña, ha logrado salirse con la suya y pronto ocupará el legendario despacho oval de la Casa Blanca. Desde lo que casi podríamos considerar como la cima del mundo tendrá poder para influir en el destino, no ya solo de los habitantes de su país, sino también sobre el de centenares de millones de seres humanos de todo el planeta. Visto lo visto de entrada no resulta demasiado tranquilizador, aunque sigue siendo demasiado pronto para vaticinar lo que ocurrirá. Sin embargo hay una pregunta que no puedo dejar de plantearme. Si siempre nos habían dicho que Estados Unidos era un país serio, un referente de estabilidad y garantías democráticas, y el bueno de Trump (lo de "bueno" por supuesto es un decir) es cualquier cosa menos serio ¿Cómo ha logrado salir elegido? ¿Qué coño ha pasado? ¿Y cómo diablos hemos llegado a algo así?

Los espectáculos taurinos a través de la Historia

Los rituales y festejos en los que se sacrificaban todo tipo de animales han existido en numerosas culturas desde hace miles de años. La llamada tauromaquia se enmarca en esta tradición, todo y que esta clase de espectáculos se han vuelto anacrónicos en el mundo de hoy y ya muy pocos países los mantienen.


Resultado de imagen de mosaicos romanos toros imagenes
Detalle de un mosaico romano en el que aparece representada la lucha
de un oso contra un toro en la arena de un anfiteatro. Obsérvese que las
bestias están siendo azuzadas por gladiadores, encargados en este caso
de mantener el espectáculo.
      "A cosa del Demonio (el correr los toros), ajena a lo cristiano, debido a la gran cantidad de muertos, heridos y lisiados que provocan".

De la bula De Salutatis Gregis Domici, emitida en 1567 por el papa Pío V, mediante la cual se prohibían los espectáculos taurinos.

  
      Pocos animales aparte del toro (Bos primigenius sp. taurus) han ocupado un lugar tan relevante en los mitos, tradiciones y rituales religiosos de gran número de culturas a lo largo de la Historia. En buena medida ello se debe a que es uno de los animales domésticos más importantes que han existido para el desarrollo de la economía y las sociedades humanas. Desde hace miles de años las reses vienen tirando de los arados, permitiendo la existencia de la agricultura, han sido usadas como bestias de tiro y de ellas hemos extraído todo tipo de alimentos (carne, leche y sus derivados) y materiales (cuero) esenciales de los que nos hubiera sido imposible prescindir. En tiempos remotos la riqueza de los individuos y familias se medía en cabezas de ganado bovino, por ser estas criaturas un elemento central en la economía de las sociedades agrarias, costumbre que todavía pervive por ejemplo en determinadas etnias africanas (como por ejemplo los dogones o los masai).