Hacia la era del post crecimiento

El actual modelo económico y civilizatorio, basado en el crecimiento indefinido y la explotación sin medida de recursos naturales finitos, sin tener en cuenta asimismo el impacto medioambiental a escala global, está en vías de agotarse. Frente a dicho modelo, ya desfasado, se anuncia la llegada de la era del post crecimiento.


Arriba imagen de un caracol, símbolo del movimiento
decrecentista. La "lógica del caracol", de ir despacio,
es una alegoría de la filosofía del Decrecimiento. 
      Se puede vivir en una casa enorme, tan inmensa incluso que te puede llevar mucho tiempo conocer todos sus rincones y recovecos. Esto te puede inducir a pensar que podrías llenarla sin problemas de todo tipo de cosas y dar cabida en ella a cuanta gente quisieras. Tú y los demás os podéis permitir el lujo incluso de ser un tanto indolentes, haciendo un mal uso de sus espacios e instalaciones, no tomándoos la molestia en limpiar lo que ensuciáis y sin detenerse a realizar un adecuado mantenimiento o las debidas reparaciones de aquello que se ha venido estropeando por el paso del tiempo o una mala utilización. Qué más da si vivís en una mansión gigantesca. Si una habitación ha quedado inservible, siempre se puede ocupar cualquier otra que todavía permanezca vacía. El problema es que cada vez sois más viviendo bajo el mismo techo, nadie se preocupa de arreglar nada ni de retirar la porquería que se empieza a amontonar por los rincones y la vivienda, por enorme que sea, comienza a mostrar signos de un más que evidente deterioro. Cualquiera con un mínimo de sentido común haría bien en pensar que sois unos irresponsables, hasta incluso unos auténticos descerebrados, por echar a perder tan magnífico hogar por culpa de la desidia, la falta de previsión y un comportamiento más que discutible. Porque llegará el momento en que la mansión se volverá por completo inhabitable, o cuanto menos de lo atestada, sucia y ruinosa que estará ya no resultará en absoluto un lugar agradable para vivir.

La idiotez del coche eléctrico


     En el siguiente vídeo Álvaro Sauras, director técnico de Autofácil, nos da una explicación bastante convincente acerca de por qué las grandes compañías automovilísticas no han introducido todavía modelos enteramente eléctricos en el mercado ¿Problemas de diseño insalvables y limitaciones técnicas? ¿La tecnología no ha avanzado lo suficiente como para que el producto sea competitivo? Más bien no si hacemos caso a lo que nos cuenta Álvaro Sauras. Tal vez haya otros intereses en juego, en el vídeo se explica con la suficiente claridad como para que cualquiera pueda entenderlo sin necesidad de ser un entendido del mundo del motor.


 

Políticas, y políticos, suicidas

Un reciente estudio pone en evidencia los terribles estragos económicos que, en la mayor parte de países, puede generar el calentamiento del clima a lo largo del presente siglo ¿Qué están haciendo nuestros dirigentes? A la luz de las últimas tendencias queda claro que empecinarse en políticas suicidas.

   
cambio-climatico-pib-por-paises
El presente mapa muestra como crecerá, o decrecerá, el PIB de cada país en función de los efectos previstos del calentamiento del clima a lo largo del siglo XXI. En rojo más o menos intenso se muestran las naciones que se empobrecerán a causa de estos cambios, en azul las que previsiblemente se enriquecerían. Obsérvese que España no estaría, ni muchos menos, entre las beneficiadas (Fuente: Nature).  

Obama en cifras

El balance de gobierno del presidente estadounidense saliente bien podría resumirse en un conjunto de datos empíricos acerca de lo que ha supuesto su mandato. Éste es Obama reducido a cifras.


Resultado de imagen de obama
       La "normalidad" democrática de los Estados Unidos se escenifica esta semana con la toma de posesión del nuevo presidente salido de las urnas el pasado noviembre, el señor Donald Trump. Demasiado es lo que se ha hablado acerca del próximo inquilino de la Casa Blanca, de su retórica grosera, racista, machista y xenófoba, además de su ideario marcadamente ultra conservador. Tanto es así que medio mundo anda especialmente preocupado de lo que pueda hacer este sujeto una vez acomodado en el poder, que tampoco está demasiado claro. De esta manera los medios no paran de confrontar la imagen del presidente entrante con la del saliente, el señor Barack Obama. Una de las dos imágenes se nos suele presentar como positiva y otra más bien como negativa, creo que no hace falta decir quién es quién. Así tenemos al presidente "bueno" (que simboliza las ideas progresistas, el hecho de ser el primer afroamericano en ocupar la presidencia, elegante, educado y dialogante) enfrentado al presidente "malo" (que presumiblemente representa todo lo contrario). No se trata desde luego de elogiar a Trump, especialmente porque todavía no se ha puesto manos a la obra y no se puede hacer ninguna clase de balance acerca de su gobierno. Sin embargo eso sí lo podemos hacer con Obama después de ocho largos años como líder de la gran superpotencia mundial. Aquí se muestra en cifras lo que ha supuesto su mandato.

La telebasura como norma

Vivimos tiempos en los que parece que todo programa televisivo ha de seguir un formato más propio de la telebasura. Ya no importa la calidad de la información, sino más bien el sensacionalismo, los grandes efectos de impacto y reincidir en polémicas absurdas para desviar la atención de los problemas importantes.


Resultado de imagen de inda      Todo comenzó hace ya unos cuantos años con esos programas denominados "del Corazón" o de la "actualidad rosa". A saber, esos espacios dedicados al cotilleo en torno a personajes calificados como "famosos" (artistas de toda índole, toreros, deportistas y "gente bien" con mucho dinero, pero sin una ocupación definida reconocible). La información banal y completamente superficial en relación a sus amoríos, casamientos, divorcios, infidelidades y demás aspectos de su vida privada, convertida en algo de interés público así como en fuente de ingresos, se plasmaba en eso que llamaban exclusivas, noticias de impacto que se convertían en la comidilla de este tipo de programas durante días (hasta que otra noticia similar y más reciente las sustituía). La naturaleza y contenidos de esta clase de espacios se presta a convertirlos fácilmente en telebasura, terreno abonado para tertulias en las que se interviene a grito pelado, se insulta y se falta al respeto a otros asistentes y se airean toda clase de trapos sucios. Se puede decir que el término "telebasura" nació con estos programas y otros relacionados que hurgaban en las cloacas del mundillo del famoseo y la farándula. La gente que los veía sabía qué esperar, por supuesto nada de contenidos de calidad ni información de interés. Si deseabas otro tipo de programación sencillamente cambiabas de cadena.

Alepo y las grandes mentiras de Occidente

Desinformación, manipulación y propaganda descarada han sido una constante en referencia a lo sucedido en Siria a lo largo de los últimos seis años. No mejor ejemplo de esto que Alepo, donde las grandes mentiras de Occidente han quedado al descubierto.


Resultado de imagen de alepo
Una imagen de la devastación sufrida en la ciudad
de Alepo.
       Toda guerra tiene múltiples frentes de batalla que no siempre han de encontrarse en primera línea de fuego. Todo y que muchas veces no le prestamos toda la atención que merece, el frente de la información y la propaganda, usado por los distintos contendientes para condicionar la opinión pública para así justificar los actos propios y condenar los del oponente, es uno de los más importantes. Serán muchos los que jamás vean la guerra con sus propios ojos, pero se formarán una opinión de lo que allí sucede a través de lo que le muestran los medios. De esta manera, llegada la hora de realizar determinadas acciones, la ciudadanía las aceptará por considerarlas, a pesar de todo, justas y necesarias. Ya lo vimos durante la invasión de Irak hace ya más de diez años, cuando se justificó lo injustificable so pretexto de intervenir para conjurar la amenaza de unas supuestas armas de destrucción masiva que jamás existieron. Con la guerra en Siria ha pasado exactamente lo mismo, hasta tal punto es así que ya resulta casi imposible discernir lo que es contra información y pura propaganda de lo que está sucediendo realmente. Se trata de un conflicto a escala regional pero de alcance global, con los grandes poderes geoestratégicos (Estados Unidos y sus satélites por un lado, Rusia y China más otros aliados como Irán por el otro) poniendo toda la carne en el asador para inclinar la balanza a su favor. La prologadísima y extremadamente sangrienta lucha por Alepo, así llamada por eso el Stalingrado sirio, ha resultado ser el máximo exponente de esta campaña de confusión y manipulación permanentes. En ella Occidente ha puesto en evidencia una vez más su hipocresía y sus miserias.

La fascinante historia del hombre que le paró los pies al desierto

Yacouba Sawadogo es un humilde campesino de la región del Sahel que logró una hazaña asombrosa. Rescatando una antigua técnica, y con grandes dosis de tenacidad e ingenio, logró recuperar más de tres millones de hectáreas de las garras del desierto y convertirlas en terrenos fértiles y boscosos.


La increíble historia de Yacouba Sawadogo, el hombre que detuvo el avance del desierto
En la foto Yacouba Sawadogo.
      En la década de los años 70 del pasado siglo el Sahel, un cinturón árido que se encuentra justo al sur del desierto del Sahara, se enfrentaba a una crisis sin precedentes. La desertización avanzaba imparable y las arenas devoraban todo lo que encontraban a su paso, bosques, campos de cultivo y aldeas. Detener la invasión del desierto parecía una tarea imposible ¿Qué podían los hombres, sin lugar a dudas en parte responsables del proceso, frente al todopoderoso Sahara? Pero había un humilde campesino de las regiones más amenazadas de Burkina Faso que pensaba diferente, que creía posible frenar el avance del desierto. Muchos lo tomaron por un loco o incluso por un pobre idiota que no tenía la menor idea de lo que se hacía, pero Yacouba Sawadogo les demostraría que estaban equivocados, que los necios eran en realidad otros ¿Cómo lo logró?