World Trade Center ¿Una demolición controlada?

Las conclusiones que expongo a continuación, todo y que bien podrían encajar dentro de un típica teoría de la conspiración, proceden de informes realizados por expertos en base a hechos documentados y científicamente contrastados ¿Qué vienen a decir? Pues que el colapso de los edificios del World Trade Center la fatídica fecha del 11 de septiembre de 2001, pudo deberse a una demolición controlada efectuada mediante explosivos.


Monografias.com
Esta instantánea recoge los instantes previos al hundimiento
de la Torre Sur. Aparece resaltado el detalle de unas extrañas
nubes de polvo surgiendo desde un nivel inferior al lugar del
impacto del avión. Curiosamente guardan similitud con las
explosiones controladas que se efectúan en la demolición de
un edificio (Fuente: archivos de la NBC en monografias.com).
     Recientemente se ha conmemorado el 15 aniversario de lo que todos conocemos como 11-S, el atentado contra el World Trade Center (a partir de ahora WTC) de la ciudad de Nueva York, considerado el mayor y más espectacular ataque terrorista de la Historia. Todos hemos visto miles de veces aquellas sobrecogedoras imágenes que recorrieron el mundo y nos mantuvieron pegados a los televisores durante horas para tratar de discernir qué estaba ocurriendo en medio de tanta confusión. Los 767 impactando contra las torres, los enormes boquetes y los incendios que provocaron, las impresionantes nubes de humo negro elevándose sobre el paisaje de Manhattan, el sobrecogedor momento del desplome de los edificios, las inmensas y terroríficas nubes de polvo gris devorándolo todo a su paso, el pánico y el desconcierto de quienes vivieron el suceso, el caos, los heridos, los muertos... Asimismo también sabemos de la explicación oficial de los hechos. Miembros de la organización terrorista Al Qaeda secuestraron y tomaron el control de los aviones que posteriormente estrellaron contra las torres Norte y Sur del WTC (así como el que supuestamente se estrelló también contra el Pentágono en Washington, hecho en el que no nos centraremos), lo que desencadenó la fatídica secuencia de acontecimientos que concluyó en la ya sobradamente conocida catástrofe.

Yemen. La tragedia silenciada

Ataques aéreos indiscriminados contra objetivos civiles. Un bloqueo internacional que está acabando con la población que huye de los combates. Refugiados que no tienen a donde ir. Hambre, miseria, enfermedad y atrocidades cometidas por todos los contendientes. Y mientras tanto la "comunidad internacional" mirando hacia otro lado. Nadie se apiada del destino de Yemen.

 
Búsqueda de supervivientes entre los escombros de las casas destruidas por ataques aéreos de la Coalición junto al Aeropuerto de Sana’a (Yemen). ©Bekki Frost/Oxfam
Devastadores efectos de los bombardeos saudíes sobre una
barriada de la capital yemení, Saná (Fuente: eldiario.es).
     La conocida como Primavera Árabe, que estalló en 2011, ha dejado un rastro caos, desolación y muerte por todo el Próximo Oriente. Bien se podría decir que las ansias iniciales de libertad y reforma que llevaron a cientos de miles de personas a las calles por todo el mundo árabe, se han ahogado en el fango del fanatismo, la represión, la violencia sectaria y los oscuros intereses de las grandes potencias en el marco de una lucha por el control de la región y, por extensión, de la dominación global. Esta "primavera fallida" ha tenido muchos escenarios bien conocidos: Túnez, Egipto, Libia y, por supuesto, el estremecedor conflicto sirio ¿Pero qué hay de lo sucedido en Yemen? Este país vive inmerso en una guerra civil desde principios de 2015, una contienda en la que se han implicado las naciones vecinas y, de forma más indirecta, Irán y Occidente. Poco sabemos de lo que está sucediendo allá, pero las siguientes líneas pretenden resumir los testimonios recogidos por los reporteros Peter Osborne y Nawal al-Maghafi (de los pocos periodistas extranjeros que han logrado acceder al país) y que nos muestran un desolador panorama de violencia, flagrantes violaciones de los derechos humanos y un brutal bloqueo impuesto desde el exterior que merman fatalmente las posibilidades de supervivencia de la muy castigada población. Yemen vive inmerso en una tragedia en su mayor parte ignorada, o consentida, por la Comunidad Internacional.

Teresa de Calcuta. Desmontando el mito de una "santa" muy cuestionable

La reciente canonización de la que fue conocida como "madre" Teresa de Calcuta, viene a reforzar el mito de la mujer santa e infatigable bienhechora en favor de los más desposeídos. No obstante tras esta imagen modélica se esconde una verdad mucho más sórdida en relación a la labor llevada a cabo por esta mujer.


Mutter Teresa von Kalkutta.jpg“Hay algo muy hermoso en ver a los pobres aceptar su suerte, sufrirla como la Pasión de Cristo. El mundo gana mucho con el sufrimiento”.

"El SIDA es un justo castigo para una conducta sexual impropia".

      Estas dos "perlas" corresponden a declaraciones realizadas por Agnes Gonxha Bojaxhiu, una mujer nacida el 26 de agosto de 1910 en Uskub (actualmente Skopie, en la República de Macedonia, que en ese tiempo formaba parte del Imperio Otomano) y fallecida el 5 de septiembre de 1997 en Calcuta, India, a donde arribó a principios de 1929 como misionera de la Orden de Loreto. Durante décadas la religiosa desarrollaría su labor principal en esta populosa ciudad del subcontinente, fundando su propia orden, las Misioneras de la Caridad, y pregonando su dedicación a los más pobres de entre los pobres, a los que acogía en sus misiones supuestamente para ofrecerles un techo, comida y cuidados ante la enfermedad y otras necesidades. Su caritativa labor trascendió al mundo entero, convirtiéndola en un icono de santidad y dedicación al prójimo, la personificación del paradigma de la bondad y caridad cristianas. En virtud de ello el reconocimiento fue llegando. El Permio Nobel de la Paz en 1979 y, tras su muerte, la beatificación en octubre de 2003 y la posterior canonización (consagración como santa de la Iglesia Católica) este mismo fin de semana.

Los Juegos del caos

A punto de comenzar los Juegos Olímpicos de Río 2016, sale a la luz una realidad desoladora. Más allá de los numerosos problemas y escándalos relacionados con el evento lo que se pone en evidencia es la imposición de un proyecto corrupto, antisocial y terriblemente insolidario.


Una manifestante enarbola la bandera brasileña durante una protesta
convocada en la ciudad carioca.
      Apenas sí quedan unos días para que dé comienzo la primera cita olímpica que tendrá lugar en suelo sudamericano y los despropósitos, escándalos e inconvenientes de todo tipo no paran de multiplicarse. Infraestructuras todavía sin terminar o que no han sido puestas en funcionamiento, terribles deficiencias en los alojamientos de la Villa Olímpica, suciedad por todas partes, obras de instalaciones deportivas mal acabadas o con preocupantes defectos constructivos, contaminación fecal en las aguas del lago y la bahía donde tendrán lugar las competiciones de remo, piragüismo y vela, sobrecostes desorbitados, falta de fondos para cubrir otras necesidades de la ciudad, violencia desatada en las favelas, la preocupante amenaza del Zika... Río de Janeiro ha pasado de ser la cidade maravilhosa a convertirse en la "ciudad del caos". Más allá de cómo puedan desarrollarse los Juegos con tanto problema acumulado, todo esto ha puesto en evidencia además que el empeño, la alocada carrera más bien, de las autoridades por acoger un evento de semejantes dimensiones e importancia se ha realizado a costa de dejar en el camino otras muchas cosas. El poder político y económico se ha olvidado de los ciudadanos cariocas, de sus acuciantes necesidades y del caos social en el que se está sumiendo la ciudad, con tal de seguir adelante pase lo que pase. Ya no es sólo el ridículo o esperpento en el que pueden caer, como cuando ante las quejas de la jefa de la delegación australiana, Kitty Chiller, por el deplorable estado de sus dependencias en la Villa Olímpica, el alcalde de Río replicaba que "hasta les iban a poner a un canguro para que se sintieran como en casa". Más concretamente hablamos de la tragedia humana que vive la ciudad y que puede terminar sepultada por el evento.

Algo no funciona. O quizá sean demasiadas cosas

Algo no funciona cuando suceden matanzas incomprensibles como la de Niza. Tampoco cuando vemos que la tensión racial se dispara en Estados Unidos, un problema que parecía resuelto. Las sociedades disfuncionales terminan generando individuos disfuncionales y, con ello, la tragedia está servida.


Resultado de imagen de atentado niza      ¿Qué demonios está ocurriendo? Las noticias escalofriantes se suceden cada vez con más frecuencia. Francia tuvo que lidiar primero con la estremecedora matanza en la redacción de Charlie Hebdo, que conmocionó a su sociedad y a la del resto del continente. No del todo recuperados de semejante suceso sobrevino la carnicería, más demencial si cabe, en la sala de fiestas Bataclan, que dejó a los galos en un estado de shock todavía mayor. Y aún sin haberse cerrado dicha herida sobreviene la atrocidad acaecida la semana pasada en Niza, la noche en que se celebraba la festividad del 14 de julio. Ya van por el momento 84 víctimas mortales, tal vez sean unas cuantas más dentro de unos días (pues todavía hay heridos muy graves hospitalizados). Entretanto ha habido ataques terroristas en otras muchas partes. Bruselas, Orlando, el aeropuerto internacional de Estambul, incluso un ataque con hacha en un tren en Alemania... sin olvidar por supuesto la barbarie casi permanente en lugares como Irak, Libia o Siria. Una vez más vemos lo de siempre ante tragedias de una dimensión semejante. La vomitiva gestión que de ello hacen los grandes medios de masas, recurriendo al sensacionalismo y el amarillismo más chabacano, para así aumentar el estado de psicosis en el que vive la población. Mucha retórica y grandilocuentes discursos ya muy desgastados de tanto usarlos. Los tan sufridos "no nos doblegarán" o el "todos debemos estar unidos frente a la barbarie". Y como respuesta las "soluciones" de siempre, ésas que ya hemos visto que no sirven absolutamente para nada. Sin embargo el debate serio y los análisis en profundidad acerca de cómo hemos podido llegar a esta situación suelen brillar por su ausencia. Corren tiempos de visceralidad y sinrazón.

La desconocida historia del cebro ibérico

No es un hecho muy conocido que, hasta hace unos cuatrocientos años, una especie de équido salvaje propia de la Edad de Hielo sobrevivió en la Península Ibérica. Ésta es la desconocida historia del cebro, o encebro, ibérico.


Esta pintura rupestre procede de la cueva de Ekain (Guipúzcoa) y en ella
aparece representada la figura de un asno o caballo salvaje de color
pardo-rojizo con rayas oscuras en extremidades y cuello. Es posible que
se trate de una representación del cebro ibérico.
       ¿Quién no conoce a las cebras africanas? Los llamativos caballos a rayas blancas y negras, por lo general corpulentos y de baja talla, son una de las figuras icónicas de la fauna de este continente. Existen tres especies de équidos a los que indistintamente llamamos "cebras", la común (Equus quagga), la de montaña (Equus zebra) y la de Grevy (Equus grevyi). La primera es todavía un animal relativamente frecuente en las grandes llanuras africanas, mientras que las poblaciones de las otras dos especies se encuentran en una situación bastante más preocupante. Es tentador pensar que estos tres équidos, por el simple hecho de lucir un vistoso pelaje rayado y estar confinados en África, están muy estrechamente emparentados entre sí, o lo están más que con los caballos y asnos salvajes de otras partes del mundo. Sin embargo estudios genéticos demuestran que esto no es cierto. La cebra común y la de Grevy son especies hermanas, pero no guardan relación alguna con la de montaña, pariente mucho más cercana de nuestros caballos. El pelaje listado (a rayas) parece un carácter basal propio de todas las especies de équidos, solo que mientras unas han tendido a enmascararlo, en el caso de las cebras ha quedado muy reforzado. Esto lo sabemos porque en el pasado existieron otras especies equinas que podían exhibir rayas y algunas no vivieron en África. Más concretamente estamos hablando del desconocido cebro ibérico, o encebro, un animal que sobrevivió en nuestros montes probablemente hasta principios del siglo XVII. Durante mucho tiempo su historia quedó relegada al olvido, hasta el punto de que muy poca gente sabe que este caballo salvaje existió realmente. Pero ahora poco a poco las huellas de su presencia en la península están siendo desveladas, lo mismo que la ignorada tragedia de su extinción.

Economía paranormal (o para anormales)

Cuando retorcemos las matemáticas hasta llevarlas al absurdo con el objeto de introducir ciertos dogmas ideológicos, para hacerlos pasar por verdades contrastadas y así justificar determinadas políticas, entramos en el terreno de la economía paranormal. Es ahí donde el rigor desaparece por completo dando paso a la demagogia y los disparates. 




Esta gráfica muestra una clasificación de países en función del llamado "índice de miseria". Dicho indicador es de uso frecuente en publicaciones de marcado corte neoliberal y, supuestamente, cuanto mayor sea más deteriorado se encontrará económica y socialmente el país en cuestión. No obstante las conclusiones de semejante ranking casi invitan a reírse a carcajadas, pues indicarían que la "miseria" es mayor en España que en la India, Brasil o China (Fuente: todanoticia.com).