¿Fueron bancos los templos griegos?

Los templos griegos lograron un gran poder financiero en la antigüedad al impulsar el uso del oro en grano como "moneda" alternativa a las cabezas de ganado. Actuaron como bancos centrales creando moneda y poniéndola en circulación mediante el crédito.


El origen histórico de la acuñación de moneda es todavía una cuestión debatida y con toda seguridad avanzará al compás de los nuevos hallazgos arqueológicos que esperan ser descubiertos bajo tierra. Si confiamos en algunas fuentes como el Shu Ching, la moneda se introdujo en China en el 1776 a.C. En Occidente, los especialistas se inclinan por el 700 a.C en la antigua Lydia, en la costa oeste de la actual Turquía, para fijar el inicio de la acuñación de moneda como práctica institucional sistemática. Las polis griegas de Éfeso y Mileto habrían sido las pioneras de esta invención y su protagonismo pasó míticamente a la historia por la leyenda del Rey Midas, que probablemente se originó en esta región.

Antes de esta acuñación de moneda en la antigua Grecia se utilizaron pepitas de oro como medio de
intercambio y mucho antes, cabezas de ganado y el conocido como dinero-herramienta (1).  Las cabezas de ganado fueron el medio de pago y la medida de valor más ampliamente utilizada en el pasado remoto. De hecho este patrón alcanzó bastante estabilidad, pues según ciertas fuentes una mujer esclava era intercambiable por tres o cuatro vacas en zonas tan dispares y alejadas como la antigua Irlanda o la Grecia homérica (2). Por otro lado, el uso del dinero-herramienta (hachas, cuchillos o garfios) se remonta milenios atrás. Empezó como herramientas reales utilizadas según su función natural, pero el desgaste del paso del tiempo y las mejoras técnicas dejaron inservibles los modelos más primitivos, que recibieron una nueva utilidad como símbolos de status y medios de cambio.

En la evolución de estos primitivos medios de intercambio hacia la moneda metálica acuñada hubo una etapa intermedia, que comenzaría entre el 1500 y el 1000 a.C, caracterizada por la preeminencia del oro en grano como medio de cambio principal. Según algunos historiadores (3), los templos griegos fueron los responsables de este cambio “monetario”, por el que despertaron como poder financiero, desplazando el sistema monetario anterior con la creación de una moneda nueva y ejerciendo la función del crédito desde una posición financiera central. La aceptación social del oro en grano como moneda otorgó a los templos el poder de crear la moneda, fijar las tasas de cambio con los sistemas de intercambio anteriores (4) y ponerla en circulación a través de los préstamos. Al poder religioso y comercial que ya ostentaba la casta sacerdotal se añadía ahora el control financiero de la economía. ¿Cómo lo lograron? 

En un principio, es probable que los templos acumularan grandes cantidades de oro no tanto por motivos económicos, sino por razones místico-religiosas. Aunque el culto al oro en la antigüedad y en las sociedades ágrafas ha sido abordado desde diversos enfoques, Mircea Eliade (5) lo deriva de la creencia en su origen sagrado-celestial. Algunas culturas consideraron el oro, la plata y otros metales o piedras preciosas restos de la bóveda celeste caídos sobre la tierra, lo que les procuraba unas cualidades mágicas y sagradas codiciadas por los creyentes. Probablemente por esta razón el oro fuese aceptado en los templos griegos como ofrenda junto con animales y productos agrarios. Como señala Boeckh en The public economy of Athenians, en Grecia había grandes cantidades de metales preciosos acumuladas en los templos y mantenidas fuera de circulación, y sabemos que esta acumulación se mantuvo durante siglos, pues mucho más tarde (330 a.C) Alejandro Magno expropiaría ingentes cantidades de oro y plata a los templos orientales de Susa, Ecbatana y Persépolis (6). Todo este oro, atesorado en un principio por razones religiosas, se utilizaría posteriormente para multiplicar el poder financiero de la clase sacerdotal helénica.

La sobreabundancia de oro en los templos fue una de las principales razones para convertirlo en moneda, aliviando así los costes derivados de mantener un metal cuya moderada demanda quedaba muy lejos de poder vaciar los sótanos de los templos. La principal dificultad radicaba en que una sociedad acostumbrada durante siglos a comerciar con vacas y dinero-herramienta aceptase el oro en grano como nuevo sistema de intercambio. Un cambio de tal calibre, extravagante sin duda para los griegos de la época, logró abrirse camino gracias al poder religioso, político y comercial de la clase sacerdotal. La maniobra financiera de los religiosos helenos fue posible gracias a la naturaleza y el volumen de las actividades comerciales de los templos (7), de donde derivaba su influencia sobre un porcentaje significativo de la demanda, así como sus vínculos con la élite político-económica.

El Kykeon, la bebida ingerida por los iniciados en Eleusis.
Los templos no eran meros lugares de culto, ni siquiera lugares de culto como lo son los de las religiones mayoritarias actuales. Sus servicios eran muy demandados entre los ciudadanos, lo que redundaba en un considerable poder comercial y económico. Por ejemplo, los templos de Asclepio fueron la principal institución terapéutica de la Grecia arcaica y eran atendidos por médicos sacerdotes experimentados en prácticas quirúrgicas. Asimismo, las autoridades religiosas impulsaban la espiritualidad a través de las fiestas sagradas, que nutrían los comercios de la ciudad y del entorno de los templos con el consumo de miles de peregrinos. Conocidos son los ritos orgiásticos del dios Dioniso que en Atenas se celebraban anualmente durante varias semanas de fiestas públicas. Más controvertidos son los servicios sexuales que, según los testimonios de Heródoto, Estrabón y algunos estudios actuales (8), prestaban las prostitutas templarias.

Los servicios adivinatorios gozaban de gran demanda entre ciudadanos de muy variada condición, que confiaban plenamente en los poderes mágicos de los oráculos. El santuario de Eleusis, a pocos kilómetros de Atenas, e inaugurado en el 1400 a.C según algunos historiadores, contó con adeptos de notable influencia intelectual y política, como Platón, Aristóteles, Esquilo, Sófocles, Cicerón o Marco Aurelio entre otros. Se piensa que en el siglo IV a.C  cada año millares de interesados aspiraban a la iniciación en los misterios eleusinos, que se servían de las propiedades alucinógenas del cornezuelo de ergot, materia prima del LSD, para iniciar a los elegidos en la contemplación mística de la vida según Kerenyi. (9)

Los vínculos con la clase política y los simpatizantes de las clases acomodadas sin duda constituyeron una gran ayuda para la maniobra financiera de los sacerdotes. Pero el auténtico poder procedía de las peregrinaciones masivas o las constantes visitas que o bien consumían directamente los servicios del templo o bien los de los comercios del entorno de la casa de los dioses, comercios que se encontraban bajo la influencia económica de la clase sacerdotal local. Aprovechando esta considerable demanda, los templos impulsaron el uso del oro como sistema de intercambio en la antigua economía griega  aceptándolo para el pago tanto los servicios templarios como de los bienes y servicios de los comercios de la zona del templo. Con esta medida se aseguraban la existencia de una demanda constante de oro, pudiendo optimizar sus reservas mediante el crédito. Con el tiempo, el oro se extendería a otros sectores de la economía y llegaría a suplantar al ganado como medio de cambio, consolidándose así el poder financiero de los templos e iniciándose el camino histórico hacia el posterior uso generalizado de las monedas metálicas acuñadas.

Luis B. 


Notas

(1) Heichelheim, F. An ancient economic history. Leiden. 1938

(2) Nolan, P. A monetary history of Ireland. Vol I. King & Son. London.1926.

(3) Zarlenga, S. The lost science of money. American Monetary Institute. New York. 2002.

(4) Para monetizar el oro fue preciso darle un valor equivalente a la unidad de cambio en uso: las vacas. En los tiempos de Homero se sabe que la equivalencia era de una vaca por un “talanton” 130 granos de oro, equivalentes a unos 8 gramos.

(5) Eliade, M. Herreros y alquimistas. Alianza.2004.
                      Lo sagrado y lo profano. Paidos.1998.

(6) Patterson, C. Silver stocks and losses in ancient and medieval times. Economic History Review. Vol 25. May 1972.

(7) Ridgeway, W. The origin of metallic weights and standards. Cambridge University Press. 1892.

(8) Kurke, L. Coins, bodies, games and gold. Princeton University Press. 1999.

      Heródoto (I 196-199)
      Estrabón (16.1.20/ 745)

(9) Kèrenyi, C. Archetypal image of mother and daugther. New York. Pantheon.1967


No hay comentarios:

Deja un comentario Tu opinión interesa

Comentarios sujetos a criterios de moderación.