El nepotismo en España y su incidencia en el crecimiento económico

El nepotismo en España es una práctica muy extendida que contribuye a frenar el crecimiento económico por cuanto limita el acceso de los mejores a los puestos de trabajo.


El nepotismo, el clientelismo, el tráfico de influencias o el enchufismo figuran en nuestro imaginario colectivo como fenómenos tradicionales, ligados al carácter de los pueblos mediterráneos. Es común escuchar valoraciones de la gente del tipo: "lo enchufaron, eso es normal!!"  Hasta tal punto llega la normalización del nepotismo que no es extraño encontrar jóvenes estudiantes que en la planificación de su formación y futuro profesional cuentan ya con la influencia de algún familiar o conocido. Un caso anecdótico, pero a la vez ilustrativo de la extensión del nepotismo en el tejido social español, me lo expuso hace unos días una persona dedicada profesionalmente a la enseñanza. 

Me habló de un alumno de 1º de bachillerato, poco brillante por lo demás pero capacitado suficientemente para sacar el curso, en cuyos planes entraba la genial idea de ingresar joven en uno de los dos partidos políticos mayoritarios en España, con la esperanza de hacer carrera en la política o de aprovechar la red de contactos del partido para colocarse en cualquier otro sitio. Y uno diría: ¡adónde hemos llegado! ¿Dónde está aquí la tan renombrada ética del estudio y del sacrificio personal?



Lo más curioso es que hoy en día no son pocos los jóvenes con talento y capacidad de sacrificio personal que no han logrado sus metas debido a la tan extendida práctica del enchufismo, y quizá sean más los mediocres "listillos" que han conseguido colocarse. Creo que este asunto bien merecería un estudio sociológico.

Pero volviendo a la anécdota de esta profesora, según me decía, en la misma clase había otros alumnos sumamente aplicados y más inteligentes que el "listillo" en cuestión, que desde su clara superioridad intelectual valoraban la propuesta del "espabilao" como una fantasía más de las suyas.

Cuando pregunté al grupo- siguió narrando mi amiga- qué querían estudiar, el "listillo" apostaba por una carrera sencilla y sus compañeros más brillantes se decantaban por estudios universitarios exigentes, idiomas, cursos de postgrado etc. Me quedé en silencio unos segundos - continuaba esta tutora- valorando las probabilidades de éxito de cada cual y me vi forzada a ocultar lo que en mi fuero interno pensaba tras años como opositora y ya con cierta edad para saber cómo funcionan las cosas en España: el plan del "listillo" era el mejor.

¿Cómo podemos exigir a nuestros jóvenes disciplina, esfuerzo, constancia y espíritu de superación personal
si vivimos en un país que no valora de facto la meritocracia? ¿Qué factores sociales influyen en las tasas de abandono y fracaso escolar? ¿Por qué hay tanto NINI? ¿Por qué España sigue teniendo la misma tasa de movilidad social que existía en los años 60? ¿Por qué seguimos anclados a un modelo productivo anticuado que apenas genera valor añadido? ¿Por qué no hay renovación política en nuestro querido país? ¿Por qué desde los tiempos de Severo Ochoa ha habido tantas dificultades para los investigadores?

Creo que la respuesta a estas preguntas está vinculada con la respuesta a la siguiente: ¿cuántas personas de talento quedan excluidas en una selección de personal por falta de contactos, ya sea en la empresa privada o en el sector público?

Como sabemos todos, el nepotismo no ha sido seriamente combatido por ningún partido, sindicato o institución religiosa de este país porque beneficia políticamente a los grupos sociales dominantes y mantiene el statu quo. El enchufismo es un modo de intercambiar servicios, de comprar votos, voluntades, fidelidades... y una manera de perpetuar en el poder a aquellos que tienen el privilegio de ejercer esta práctica inconstitucional y contraria a los derechos humanos fundamentales por cuanto vulnera el principio básico de la igualdad de oportunidades.

                                                                                             Artículo escrito por Sebastián Goldsmith

Para saber más


Mario Caciagli. Clientelismo, corrupción y criminalidad organizada. Centro de Estudios Constitucionales. Madrid.1996. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están sujetos a criterios de moderación.