Estamos en buenas manos... ¡y va y me lo creo!

De los creadores de citas como "se observan los primeros brotes verdes en la economía española" y "ya se ve la luz al final del túnel", llegan otras citas memorables que están a la altura del intelecto y las capacidades de tan memorables personajes.


          Ya lo decía el ex presidente Zapatero "la Tierra no pertenece a nadie, salvo al viento", que como todos sabemos se pone de muy mala hostia cuando le quitan algo que es suyo y puede echar tu casa abajo si quiere, así que podemos campar a nuestras anchas bajo el cielo diciendo lo que nos venga en gana. Y en eso los políticos y otros personajes respetables (por supuesto es un decir) se llevan la palma, tanto ponerse ante los micrófonos y escucharse solo a sí mismos que al final sale a relucir lo que de verdad tienen en la sesera, que a estas alturas debe de ser muy poco. No es que los demás no digamos nunca tonterías, de eso no se libra nadie, lo que pasa es que da la impresión de que, conforme se sube en el escalafón jerárquico, menor responsabilidad hay en lo que se dice. Aunque de todas formas da igual, si estamos dirigidos por semejante panda de lerdos tal vez sea porque los que estamos abajo lo somos mucho más y eso da bastante qué pensar. Solo basta con una pequeña recopilación de citas que bien podrían estar a la altura de grandes pensadores de la Historia como Aristóteles, Confucio, Descartes o Einstein. Desde luego quienes las escupieron nada tendrían que envidiarles, a buen seguro porque se están pegando la vida padre a nuestra costa, y he aquí varios ejemplos.

        A la hora de buscar estupideces mayúsculas no hay nadie mejor que la alcaldesa de Madrid por méritos ajenos Ana Botella, que no solo ha acuñado la mítica frase "relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor". Esa solo fue la guinda del pastel, ya que suyas son también frases como "en la catástrofe del Prestige solo hay un culpable, el barco" (¡sí señor, ahí si que se quedó bien a gusto!) o "La Cenicienta es un ejemplo para nuestra vida por los valores que representa. Recibe los malos tratos sin rechistar, busca consuelo en el recuerdo de su madre" (sin comentarios). Aunque su marido el también ex presidente José María Aznar tampoco se queda corto, sí, sí, aquel que hablaba catalán en la intimidad ¿Lo seguirá haciendo todavía? El don de lenguas no es su única virtud, pues aseguraba tener "una oreja frente a la otra", lo cual nos hace pensar en lo bien proporcionado que está este hombre. De algún sitio le debe de venir a Aznar su gusto por lanzar citas memorables, seguramente de su estrecha amistad con otra de las mentes más lúcidas de nuestro tiempo, George W. Bush que, refiriéndose a la situación de la economía norteamericana, se quejaba de que "Cada vez más y más de nuestras importaciones proceden del exterior" ¿Por qué todavía no le han dado el premio Nobel de economía? ¡Es una gran injusticia! Y ya que estamos hablando de ex presidentes no olvidemos a Felipe González, que un buen día se levantó de la cama como quien no quiere la cosa y aseguró que "El futuro no es lo que solía ser".

      Y de los que dejaron el cargo pasamos a los que todavía se aferran a él como sanguijuelas a su víctima. Mariano Rajoy no va a la zaga a la hora de dejar alguna que otra perla filosófica como "Los seres humanos somos, sobre todo, personas" (no sé, no sé, algunos más bien parecen mamarrachos) o, sentando cátedra en lo que a gestión política se refiere, al aseverar que "A veces la mejor decisión es no tomar ninguna decisión, que también es una decisión". Con unas ideas tan claras como las suyas no hay nadie mejor para llevar el timón de la nación y eso también lo saben en el extranjero. Y si no que se lo digan al Primer Ministro David Cameron, que tuvo la oportunidad de escuchar saliendo de la boquita de nuestro presidente la frase "Is very difficult... todo esto". Toda una lección de inglés, no hay duda. Y una vez más Rajoy habrá tenido sus maestros, uno de ellos a buen seguro el jefazo del Banco Santander Emilio Botín, que alegremente decía "que a España está llegando dinero de todas partes" (aunque casi nadie lo vea).




      Visto lo visto cualquiera podría tomar ejemplo de nuestros políticos y grandes empresarios y no tener la más mínima vergüenza a la hora de soltar cuantas sandeces se te puedan ocurrir. De esta manera cuando tu jefe te recriminara que no estás trabajando bien podrías contestarle "A veces lo mejor es no hacer nada, que en cierta manera también es hacer algo". O si estás participando en una algarada callejera no estaría de más justificarse diciendo "En los destrozos producidos no hay más que unos culpables, los escaparates, que se rompen cuando una piedra se estrella contra ellos. Y también los contenedores, que arden muy fácilmente". Pensándolo bien vale para casi cualquier cosa ¿Le pones los cuernos a tu pareja? Respondes "Ser infiel es una forma de fidelidad" ¿Llegas tarde a una cita? Te excusas "La culpa la tiene el tiempo en sí mismo, que nunca le da por detenerse". Como en tantas otras cosas solo es cuestión de echarle morro al asunto, que de eso los políticos saben más que nadie.


                                                                                                                                  El último de la clase

    

No hay comentarios:

Deja un comentario Tu opinión interesa

Comentarios sujetos a criterios de moderación.