Eurovegas tenía un precio. Las exigencias de Sheldon Adelson

El mafioso ultraderechista podrido de dinero Sheldon Adelson no iba a extender su imperio de los casinos a España a cambio de nada. Aquí se reflejan una parte de sus exigencias y, finalmente, el precio de levantar Eurovegas ha sido demasiado incluso para unos políticos tan rastreros como los de aquí.


       Finalmente el sueño del paraíso del juego, las putas y la farlopa se ha ido al garete. El flamante Eurovegas ya no se levantará a las afueras de Alcorcón (Madrid) y el bueno de Sheldon Adelson se va para Asia a ver si allí la ludopatía y los vicios en general tienen el tirón suficiente como para que nadie le ponga pegas a sus aspiraciones ¿Qué diablos ha pasado para que un sujeto de esta naturaleza y los políticos del PP no se hayan puesto de acuerdo? ¡Pero si parecen tal para cual! El escollo principal han sido las numerosas exigencias que pretendía imponer el mafioso de los casinos, tan tirados nos veía en España que pensaba que todos nos íbamos a arrastrar a sus pies para mendigar una limosna. Qué duda cabe que algunos lo han hecho, pero finalmente Eurovegas ha quedado reducido a un simple aborto porque Adelson se ha emocionado demasiado con eso de exigir y exigir, tanto estirar y se ha roto la cuerda. Y es que hasta nuestros dicharacheros políticos han terminado pensando que el tipo se ha pasado de la raya y se han negado a seguir pasando por el aro. A continuación muestro algunas de sus exigencias más controvertidas y que han terminado precipitando la ruptura del acuerdo.

1. Ley del tabaco. ¿Dónde se ha visto una partida de póquer o dados sin poder fumarse un buen puro? Hay cosas que son de cajón, el humo flotando en el ambiente siempre le ha dado un toque de glamour al juego ¿Acaso nunca habéis visto una película sobre tahúres o apostadores?, en ellas siempre se fuma.

2. "Flexibilización" de la legislación laboral. O dicho de otra manera, que los trabajadores se sometan a unas condiciones del gusto de Adelson. Aquí en España todavía se cobra demasiado y se trabaja muy poco, mejor tener una jornada laboral al estilo japonés pero con unos salarios más propios de Bangladesh, que en ese último país sí que saben darle a los trabajadores lo que se merecen ¿Vacaciones?, ya las tendrás cuando te den una patada en el culo ¿Baja por enfermedad?, eso es de maricas ¿Trabajo infantil?, ¡vamos hombre, tampoco hay que ser tan quisquilloso con ese tema! Un crío de catorce años tiene tanto derecho a ganarse la vida trabajando en un casino como el que más y, si empieza como aprendiz o botones y solo cobra propinas, mejor que mejor.

3. Los sindicatos son obra de Satanás. Esto está relacionado con lo anterior. Que los trabajadores se pongan de acuerdo y se unan para exigirle al empresario mejores condiciones y más derechos va contra natura, por contrato sus obligaciones han de ser callar, obedecer y hacer genuflexiones cuando pase el patrón. Se debe abortar todo intento de asociación de los empleados, si no aprenden por las buenas siempre se puede contratar a unos cuantos "autónomos" sicilianos o del este de Europa para que les "convenzan" con otros métodos, que de eso Adelson debe saber mucho.

4. Procesos de selección para los aspirantes a trabajar en Eurovegas. Todo aquel que deseara formar parte del sueño de la ciudad del juego y el placer tendría que haber cumplido una serie de condiciones. La primera no tener un coeficiente intelectual demasiado alto ni tampoco estudios, mejor incluso ser analfabeto funcional. Eso de estudiar y cultivar el intelecto no puede traer nada bueno, tampoco leer demasiados libros, porque si no acabas convertido en un maricón o, mucho peor, un pogre o un sucio rojo endemoniado. Otra condición importante era estar dispuesto a rebajarse al máximo con tal de conseguir el trabajo. Ser un rastrero lameculos hubiera estado muy bien considerado, también ofrecerse a comerle la polla al propio Adelson. De hecho llegó a plantearse que todos los aspirantes a un puesto de trabajo debían ponerse en fila india y esperar su turno para poder chupársela a su querido patrón, ¿quién sabe si también todo cargo público que esperase obtener algún tipo de prebenda?

5. Combatir la subversión izquierdista... pero sin dejar de lado el espectáculo. Antes que Eurovegas pudiera convertirse en una realidad había que limpiar España para evitar cualquier tipo de problemas. Comunistas, sindicalistas, intelectuales, maricas y bolleras, perroflautas y piojosos varios sobran y deben ser eliminados a toda costa, también todo aquel que critique a Adelson, la libertad de expresión está sobrevalorada. Pero ante todo esto se debe hacer también en aras del espectáculo. Las ejecuciones de terroristas y subversivos podrían realizarse en el mismo Eurovegas, construyendo una especie de coliseo al efecto donde tipos cachas y descerebrados desmembraran a los condenados usando motosierras y objetos cortantes variados mientras macizas pechugonas en biquini amenizan el show, que por supuesto sería televisado.

6. ¿Impuestos? ¿Qué diablos es eso? Adelson y sus amigotes son alérgicos a los impuestos y, claro, tampoco vamos a hacerles el feo de obligarles a tributar por el negocio que piensan montar, que se lo lleven caliente sin dejar un solo céntimo en las arcas públicas. Después de todo pensaban venir a España para crear un millón de puestos de trabajo, o veinte, y eso ya es más que suficiente. Solo por eso ya deberíamos estarle infinitamente agradecidos.

7. Que me quiten lo bailado. El emperador de los casinos quería ir sobre seguro, eso de arriesgar en una inversión tampoco va con él. Por eso si Eurovegas acababa en un fiasco debíamos ser todos los españoles los que asumiéramos las pérdidas con nuestros impuestos, que el pobrecito Adelson siga siendo un supermillonario, nosotros ya estamos acostumbrados a apretarnos el cinturón pero a él ya se le ha olvidado y no podemos ser tan injustos. Esta exigencia venía con una cláusula adicional. Los gastos en juergas para el mafioso y sus amigos y allegados, putas y farlopa incluidas, también debían incluirse como una inversión que, llegado el caso, también deberíamos asumir nosotros con más impuestos.

8. No lo llames crimen organizado. Llámalo "actividad económica alternativa". No hay que ser corto de miras, el dinero, venga de donde venga, siempre es bueno. Si está un poco manchado de sangre, tampoco importa tanto, ¿no? No se pueden desperdiciar oportunidades de negocio por culpa de escrúpulos morales estúpidos ¿Explotación sexual?, es mejor emplear el término sector de las profesionales del relax ¿Bandas de matones?, ¡no!, son empleados de seguridad ¿Drogas?, todos sabemos que son muy malas, pero solo las toman los hippies y vagabundos. No es necesario entrar en el recinto de Eurovegas para ir a buscarlas y mucho menos a las fiestas de los ricos, así que es mejor que la policía ni se plantee hacerlo.

9. Bombardear Irán con armas nucleares. Esto nada tiene que ver con el proyecto de Eurovegas pero, ¡qué coño!, al bueno de Adelson le haría mucha ilusión (1). Algunos lo llamarían genocidio, pero no olvidemos que se trata de eliminar a una panda de camelleros "cabezadetoallas" que viven en el puto desierto o, si no es así, ¿a quién le importa?

         Al final de la carrera todo a quedado en nada y Sheldon Adelson no levantará su "mierdavegas" en España, mal que a alguno le pese porque todavía piense que cosas como esa nos sacarían de la crisis. Que no se hagan ilusiones, ni con casinos ni sin casinos nos libramos de ésta.


                                                                                                                                    El último de la clase

(1) Puede parecer una coña pero no lo es. Contando con el beneplácito de las autoridades israelíes este sujeto llegó a proponer el lanzamiento de un arma nuclear en suelo iraní como medida "preventiva". Es lo que tiene ser un nazi de mierda.                              

No hay comentarios:

Deja un comentario Tu opinión interesa

Comentarios sujetos a criterios de moderación.