¿Predicando con el ejemplo?

Una serie de reflexiones acerca de ciertos personajes de éxito, algunos con más mérito que otros.

 

De arriba a bajo y de izquierda a derecha las fotos de: Rodrigo Rato, Sandra Ortega, Declan Ryan, Mikael Ohlsson y Juan Roig.


Primera reflexión: ¿Estará la nevera de la casa de Juan Roig, amo y señor del ascendente emporio Mercadona, repleta de productos de la marca "Hacendado", o por el contrario él y su familia se decantarán por otra clase de manjares no tan asequibles para el común de los mortales? ¿Y su mujer, usará cosméticos "Deliplus"?

Segunda reflexión: En cuanto a Mikael Ohlsson, actual presidente ejecutivo de la multinacional Ikea, ¿se habrá comprado los muebles de su casa en uno de sus establecimientos? ¿Los habrá cargado en el coche y montado él mismo después tal y como han hecho tantas y tantas personas en todo el mundo?

Tercera reflexión: Respecto a Declan Ryan, hijo Anthony Ryan y heredero de la gran compañía aérea Ryanair, ¿volará como un pasajero más en las líneas de su propiedad? ¿Imprimirá su tarjeta de embarque después de descargarla por Internet y hará la debida cola para pasar por el control esperando que su equipaje tenga las dimensiones y peso adecuados y le permitan entrar al avión? ¿O quizá prefiera viajar en su jet privado?, donde nadie le tocará las narices con temas tales como maletas que pesan demasiado o tarjetas de embarque que no se han podido imprimir porque la facturación se hizo demasiado tarde.

Cuarta reflexión: ¿Y Sandra Ortega, hija y heredera esta vez del extraordinario Amancio Ortega, que creó el gigante Inditex a partir de la nada, se comprará la ropa en Zara? Bien es verdad que tiene para elegir entre las marcas de su grupo, Pull & Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius... (sin querer les estoy haciendo publicidad).

Quinta reflexión: Y para acabar hablemos de Rodrigo Rato ¿Metió sus ahorros en Bankia cuando se efectuó la fusión, los invirtió en preferentes? Yo diría más bien que toda la pasta que tiene está a buen recaudo en paraísos fiscales, que seguro que no se la mangonean.

        La mayoría los personajes arriba mencionados han hecho fortunas inmensas gracias al éxito de los productos y servicios que ofrecen, cuando no las han heredado de sus progenitores o las han amasado por medios más o menos lícitos (esto último va por el espabilado de Rato). Lo que no está tan claro es si son consumidores de aquello que les hizo tan ricos. Puede que algunos lo sean, obviamente Steve Jobs no usaría PCs clónicos con programas de Microsoft instalados (aunque es probable que eso no lo haga ni tan siquiera el propio Bill Gates). Los productos baratos, destinados al consumo de masas y en ocasiones con una no tan buena relación calidad-precio, no son los favoritos de las grandes fortunas, ellos prefieren lo exclusivo, aquello que solo está al alcance de unos pocos.

        Para acabar una última reflexión que nos devuelve al gigante sueco Ikea. No todos los multimillonarios son iguales, pues el fundador de esta compañía actualmente retirado en Suiza, Ingvar Kamprad, es conocido por vivir de forma humilde y sin grandes lujos. Se sabe incluso que utilizaba el transporte público para ir a trabajar, esas insólitas rarezas que tienen los nórdicos.

                                                                                                                                               Juan Nadie        

       

No hay comentarios:

Deja un comentario Tu opinión interesa

Comentarios sujetos a criterios de moderación.